Español
Gamereactor
análisis
Kirby's Epic Yarn

Análisis de Kirby's Epic Yarn

Poco de épica y mucho de hilo. Poco de bola y mucho de rosa. Kirby se transforma para conseguir encajar en una bellísima idea. ¿Lo aceptarán los fans?

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

Es una pena que ni el mercado ni Nintendo fueran aún conscientes del renacer del género plataformero cuando Wario Land: The Sake Dimension llegó a Wii. Fue un trabajo muy bien acabado de Good Feel Inc, con bellos fondos y animaciones realizados a mano, y fiel a las aventuras del gordinflón de amarillo. Tuvo que aparecer Mario y poner un New orden en la consola, corroborándola como la reina de un género del que, ya era evidente, todos queríamos más. Y surgieron juegazos de compañías terceras, y Nintendo lanzó el estupendo y dificilísimo Donkey Kong Country Returns. Entonces, Good Feel daba las últimas puntadas, ahora con todos los recursos, a su nuevo encargo: Kirby's Epic Yarn.

En una conferencia E3 2010 de Nintendo llena de emociones, gritos y sorpresas, con Zeldas, portátiles 3D, Goldeneyes o el retorno de los monos, hubo un momento que se me grabó especialmente, y creo que le pasó a muchos. Durante un minuto y cuarenta y cuatro segundos, todos nos quedamos callados, con cara de niños, con sonrisa tonta, pasmados ante la terriblemente dulce, chillona y ñoña sucesión de imágenes que demostraban cómo sería el nuevo Kirby.

Algunos recordaban Yoshi's Story, otros Little Big Planet, pero las ideas de juego eran muy propias y sorprendentes. El mundo de tela y lana estaba hilado muy, muy fino, y todo respondía ante las nuevas leyes textiles. Lo que me sorprendió cuando el juego final llegó a las tiendas es que todas esas ideas siguen y siguen durante todo el desarrollo, consiguiendo a la vez rellenar los niveles sin repetirse y un resultado artístico que se recordará durante años.

Kirby's Epic Yarn
Publicidad:

En Kirby's Epic Yarn no hay agua, fuego o arena. Todo es tela e hilo, con algún que otro parche, botón o artilugio costurero relacionado. Kirby y su colega Hilván son tan suaves como el entorno, y eso de que sean de lana les permite transformarse de forma esponjosa o reducirse al hilo elemental. Con animaciones hipnotizadoras, se convierten en coche, paraguas, badajo, submarino, delfín, pesa, grúa... Si alguno sigue echando de menos que el héroe rosa engulla a sus enemigos para adquirir sus habilidades, aquí tiene la respuesta, y una de las claves, junto al escenario, para la variedad de divertidas situaciones.

Ese fuego y esa agua son dibujos con hilos cruzados por la pantalla, que además imitan la física de los elementos cuando los tocas. Esas arenas, si son movedizas, se presentan en realidad como una serie de retales alternos que una máquina tejedora va tricotando, simulando los estratos que caen a las profundidades. Y si el mundo no se mueve solo, siempre querrás probarlo todo tirando de enganches, botones, hilos sueltos o lo que sea: además de moverse, deshilachar es la técnica principal del juego, con la que se monta o desarma el escenario y los enemigos.

No es que los siete mundos (cuarenta niveles) presenten temáticas demasiado novedosas, sino que todo esto de los hilos y telas sirven para repetir clichés de toda la vida (praderas, lava) y que parezcan totalmente nuevos. Quizás esta presentación no sea apta para diabéticos o demasiado duros de mollera, pero sin duda tal colorido, suavidad y delicadeza, sumado al relajado e inofensivo ritmo de juego, permiten tomarse el nuevo Kirby como una forma de desconexión, como una actividad para calmarse y olvidarse de la tensión de la jornada.

Kirby's Epic Yarn
Publicidad:
Kirby's Epic Yarn

Los mayores recursos que mencionábamos se notan enormemente, completando todo el despliegue visual con una genial música muy adecuada (parece que el piano y las telas están hechos el uno para el otro) y una narración en castellano que a más de uno recordará a los cuentos que de niño veíamos en VHS. También se advierte el trabajo y el empeño en algo tan "innecesario" como la presentación de los mundos de juego, con mapas interactivos en los que cada nivel se abre a partir de una sorprendente modificación del escenario: una alfombra que se desenrolla, una semilla que se planta o algún efecto mariposa, todo en el lenguaje textil.

Y no engañaremos a nadie: en línea con el tono general y la presentación visual, este Kirby es un juego facilón, sin reto aparente, en el que el mundo no te pone en muchos apuros. No lo compres si buscas un juego de habilidad plataformera o complicados retos de nivel. Pero no significa que no sea divertidísimo. Quizás, de "atentar" más al jugador, habría quedado desequilibrado, y ahora entiendo por qué Kirby ha perdido su habitual frenesí, su forma de cruzar la pantalla como un rayo (el propio Sakurai, su "padre", lo echaba de menos).

Los apuros, si quieres, te los buscas tú. Primero, intentando completar los niveles y recoger todos los coleccionables, una tarea bien extensa. Segundo, valga la redundancia, buscándote a un segundo jugador. Como en New Super Mario Bros. Wii o Donkey Kong Country Returns, por regla general esta decisión subirá la dificultad y la cadencia de risas porque constantemente os entorpeceréis mutuamente, aunque haya posibilidad de sincronización.

Kirby's Epic Yarn

Dos personas también disfrutan más de las otras transformaciones de los personajes, esas que se limitan a secciones específicas de los niveles y en las que todo el juego cambia de reglas. Entre dos, la gracia está en que deben compartir los controles o repartirse las tareas. De verdad, podrían sacar un juego con entero con ideas tan divertidas como el coche de bomberos, que se mueve y salta con los botones, y va echando "agua" en la dirección de inclinación del Wiimote. O la escavadora, los ovnis, el surfero el robot, el tren (dibuja las vías con el puntero), el coche...

Aunque queda un pasito por debajo de Mario y Donkey, Kirby's Epic Yarn es otra joyita de las plataformas laterales. No tendrás desafíos, Kirby ha ablandado su carácter y sólo tus hijos verán la gracia del cuento, pero sólo por descubrir cómo funciona el mágico mundo de Textilia, no te arrepentirás de salir tras el malvado Zur-Zir. Ya te acordarás de mí cuando se te quede la sonrisa boba sin enterarte.

Kirby's Epic Yarn
Kirby's Epic Yarn
Kirby's Epic Yarn
Kirby's Epic Yarn
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Arte e ideas cosidos en una presentación sin igual. Producción y contenido a la altura. Tranquila diversión.
-
Menos fiel a Kirby. A veces, historia y sonidos son difíciles de tragar. No consigue los momentos "épicos" de Mario o Donkey.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Kirby's Epic YarnScore

Kirby's Epic Yarn

ANÁLISIS. Autor: David Caballero

Poco de épica y mucho de hilo. Poco de bola y mucho de rosa. Kirby se transforma para conseguir encajar en una bellísima idea. ¿Lo aceptarán los fans?



Cargando más contenido