Español
Gamereactor
críticas de cine
Guardians of the Galaxy Vol. 3

Guardians of the Galaxy Vol. 3

Star-Lord y compañía están preparados para una última aventura cargada de acción... ¿y diversión?

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

Vuelve James Gunn como guionista y director de Guardianes de la Galaxia vol. 3. Gunn ha estado al frente de todas las películas de los Guardianes y ahora nos muestra el capítulo final de la saga (si es que se le puede llamar así, porque en el universo de Marvel nunca nada llega de verdad a su fin). El primer título en 2014 nos presentaba a un inusual grupo de antihéroes que supusieron un original cambio de aires frente a las referencias habituales como Capitán América o Iron Man. Sin embargo, tres películas después, nuestra familiaridad con los Guardianes ha provocado un descenso de la calidad. El volumen 3 tiene sus puntos fuertes, pero el filme de 2014 sigue siendo el mejor de la saga.

La trama sigue las aventuras de los Guardianes, que se embarcan en una misión final para rescatar a Rocket Raccoon. El mapache ha sufrido unas heridas muy graves, así que los miembros del grupo deben buscar un chip raro que puede salvar su vida.

Rocket Raccoon es el plato fuerte dramático de la película. Una serie de secuencias de flashbacks nos muestran su pasado traumático como animal experimental. Rocket fue víctima de un perverso experimento liderado por el villano del título, el Alto Evolucionador (Chukwudi Iwuji), un científico loco obsesionado con crear a la criatura perfecta. Para lograrlo, tortura a numerosos animales (entre los que se encuentra Rocket Raccoon) mediante la modificación genética, que los deforma tanto física como mentalmente.

Estas escenas con flashbacks son uno de los elementos más destacados de la película y, de hecho, son extremadamente incómodas de ver. Es la primera vez que el universo de Marvel trata un tema como el abuso animal como medio principal de crueldad del villano. Esto da lugar a algunas escenas verdaderamente espantosas para una película pensada para un público a partir de 13 años. El trauma de Rocket le aporta profundidad como personaje, lo cual resulta un interesante cambio de perspectiva para las películas de los Guardianes.

Publicidad:
Guardians of the Galaxy Vol. 3

El segundo elemento destacado es una clásica secuencia de asalto en la que el grupo debe infiltrarse en una estación espacial que también es un organismo vivo. Al ver la combinación estética entre lo corpóreo y lo mecánico en este lugar, podría parecer que la secuencia la dirigió como invitado especial David Cronenberg, leyenda del denominado «horror corporal». La ambientación es muy convincente y característica, ya que las paredes parecen músculos fibrosos y los uniformes de los guardias, trajes musculares perversos.

La verdad es que, por lo demás, no hay muchos más puntos positivos. No podemos escapar del monótono humor distintivo de Marvel. Se ha convertido en un elemento esencial de todas sus sagas e incluye bromas tontas cada dos minutos que no hacen gracia ni están bien contadas. Sin embargo, no es que absolutamente ninguna parte de la película sea graciosa. Algunas escenas sí funcionan, en especial en las que sale el personaje nuevo, Adam Warlock, interpretado por el versátil Will Poulter. A algunos fans no parece gustarles la representación de Poulter de este superhéroe, que es uno de los favoritos de culto entre los frikis de los cómics, pero lo cierto es que el actor logra ser divertido, encantador y dramático en su papel del insensible personaje.

Guardians of the Galaxy Vol. 3
Publicidad:

Divertidos, encantadores y dramáticos no son adjetivos que se puedan aplicar tan fácilmente al resto del equipo de los Guardianes. Las escenas entre Quill (Chris Pratt) y Gamora (Zoë Saldaña) no son tan dramáticas como el filme pretende. Esto no tiene por qué ser malo, pero parece que les falta el peso interpretativo que permita al espectador creerse todo el melodrama. Por tanto, acaba habiendo escenas largas y molestas en las que simplemente estás esperando a que vuelvan a contar la historia de Rocket Raccoon.

Si ni el humor ni el melodrama dan en el clavo, ¿qué tal están las escenas de acción? Hay multitud de ellas y son increíblemente largas. Tras la potente secuencia en la estación espacial orgánica, las demás escenas de acción no llegan nunca al mismo nivel. Al final acaban siendo un relleno ruidoso que se nota especialmente porque Guardianes 3 dura dos horas y media.

El final de Guardianes de la Galaxia vol. 3 es bastante mediocre. Hay momentos fantásticos en los que exploramos la historia de Rocket Raccoon y algunas escenas muy buenas (en especial el golpe a la estación espacial), pero entre ellas hay tal cantidad de melodrama aburrido y acción intrascendente que acaban perdiendo la atención del espectador debido a la excesiva duración de la cinta.

Guardians of the Galaxy Vol. 3
Guardians of the Galaxy Vol. 3
Guardians of the Galaxy Vol. 3
06 Gamereactor España
6 / 10
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado



Cargando más contenido