Español
Gamereactor
análisis
Forza Motorsport 6

Análisis de Forza Motorsport 6

La evolución, la chispa y la novedad que necesitaba la serie para seguir rindiendo al máximo.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

Por alguna razón que desconozco, siempre que me encuentro un Mercedes por la calle y especialmente cuando tengo la oportunidad de conducir uno (como el modelo W123 que tenían mis padres cuando era pequeño), aunque sea nuevo, me siento como cuando era un crío, me siento... en casa. Y eso es lo que me pasa con la serie de Forza: desde Forza Motorsport 3 e incluso con Forza Horizon. Para que lo entendáis, es como si se hubiera convertido, de alguna manera, en "mi" juego de carreras.

De hecho, no sé qué opináis vosotros, pero a mí, personalmente, ya me gustó mucho Forza Motorsport 5. La buenísima idea del Drivatar era nueva y genial y ha conseguido humanizar las partidas en solitario contra los rivales de la IA, y lo bueno es que en Forza Motorsport 6 los Drivatars son capaces de aprender todavía más y de conducir de forma real con los 24 pilotos de la carrera de una forma más que convincente. Podríamos decir que el sistema Drivatar ha madurado y funciona mejor. En cuanto a la dificultad, si os ponéis en dificultad media o "por encima de la media" y si vuestro objetivo es ocupar alguna de las posiciones del podio (algo que tendréis que hacer si queréis progresar), os enfrentaréis a un desafío real y muy exigente. No obstante, los insensatos que decidan ponerse en dificultad profesional tendrán que completar una carrera sin fallos y corriendo al límite si quieren alzarse con la victoria.

HQ
Forza Motorsport 6Forza Motorsport 6
Publicidad:

Por otro lado, el estudio ha incorporado nuevos 'mods' con unas cartas intercambiables de diferentes niveles de rareza, que podréis usar en las carreras (solo tres por cada una, en ranuras) para que os ayuden. Se parecen a las mejoras o 'perks' de los shooter como Call of Duty: algunas de ellas están disponibles permanentemente y proporcionan una bonificación, como más agarre y mejor rendimiento de los frenos, mientras que otras aumentan lo que ganáis, o mejoran vuestra posición en la parrilla de salida. Es cierto que se trata de un sistema muy agradable, sobre todo porque podréis comprar los 'mods' con créditos o incluso ganarlos, pero es mejor que no os acostumbréis mucho porque todas esas bonificaciones no están disponibles en el online. Al fin y al cabo, son un divertido toque más arcade. De hecho, cuando conduzcáis contra otros adversarios humanos, la diferencia será más que notable, pero lo bueno es que no estropea la experiencia, sino que le da un toque muy chulo y curioso. Por otra parte, también están las locuras de los Dare-mods (¿Atrevimods?), en los que, por ejemplo, se desactivarán todas las ayudas a la conducción y habrá un 15% menos de agarre en pista, pero ganaréis un 50% más de créditos. ¿Qué? ¿Os atrevéis o no? Estos toques le dan alegría y variedad a las partidas de siempre.

En cuanto al modo Carrera, los usuarios pueden esperarse cinco volúmenes con varias series de carreras, divisiones de coches y opciones hasta aburrirse. Por ejemplo, podréis abriros paso por una serie de carreras con todos los tipos posibles de coches o enfrentaros a los Eventos de Exhibición que se os ofrezcan. ¿Eventos? Sí, sí: de repente, puedes hacer una pausa y cambiar de tercio para conducir a toda velocidad con unos bólidos de F1, desafíos cara a cara contra The Stig, el Indianápolis 500, carreras clásicas, persecuciones, BMW en pistas de Top Gear y carreras eternas de resistencia. Estamos casi seguros de que estos casi 80 eventos que os harán cambiar de coche, marca y forma de conducir y os mantendrán contentos y ocupados, para evitar que caigáis en esa inercia que reina en casi todos los títulos de carreras. Otra genial idea para romper el ritmo habitual del modo principal y a la vez obligarte a cambiar de estilo y técnica.

Por otro lado, en esta ocasión, para complementar esa fabulosa variedad de eventos de la que os hablábamos, tendréis a vuestra disposición 460 coches y todos implementados para el modo Forza Vista, en el que podréis admirarlos virtualmente, entrar en el coche, husmear por la cabina y escuchar algunas historias. Y además, los encargados de contaros algunas de ellas serán los ahora expresentadores de Top Gear, Richard Hammond y James May (Jeremy Clarkson ya no estará, por haber atacado a uno de los productores...).

También merece la pena comentar que el juego se ha visto más que beneficiado por la nueva variedad de las carreras de día y de noche, ¡sin olvidarnos de la lluvia! No creáis que os vais a librar de ella, porque si la veis caer, la experiencia formará charcos en las zonas más profundas de la pista, lo que provocará que salpiquéis a lo bestia al pasar o que sufráis el maldito aquaplanning. No obstante, también es cierto que han mejorado las físicas de los neumáticos, por lo que, ahora, al doblar una curva y frenar, las ruedas se calentarán más y perderéis agarre con el asfalto. Y creo que jamás he visto a ningún juego simularlo con tanta exactitud.

Publicidad:

Sin embargo, el aspecto climático no acaba ahí, ya que los efectos de luz son geniales, tanto de día como de noche. Podéis imaginároslo: el sol pegando con toda su fuerza a través de los cristales ligeramente manchados por la velocidad y el terreno y siguiéndoos allá a donde vayáis, sin importar vuestra velocidad. Particularmente, cuando la nueva arena del desierto golpeó mi parabrisas en Laguna Seca, me di cuenta de que la experiencia tenía muchísimos más detalles de los que a primera vista se podían ver.

HQ
Forza Motorsport 6Forza Motorsport 6

Y volvemos con la lluvia, ya que tiene mucho más protagonismo del que os pensáis, más que nada porque las carreras en pista mojada son las más fastidiosas, por lo difíciles que son de dominar. Es rodar sobre un charco y perder la tracción completamente. Al igual que antes, seguro que también podéis imaginároslo: el parabrisas empapado, la visibilidad es terrible y los controles del coche más resistentes y tozudos que un toro bravo. Sin embargo, son precisamente estas carreras las que crean el encanto y gran parte de la diversión en la partida, las que os engancharán, porque son esa clase de reto diferente que tanto buscáis. Pero ojo, que la dificultad no acaba ahí: las carreras nocturnas van por el mismo camino y os aseguramos que estar tras el volante en la oscuridad no es pan comido. Las temperaturas frías reducen el agarre de los neumáticos y la visibilidad vuelve a ser penosa (sobre todo en los circuitos en los que sólo cuentas con tus faros), por lo que el entrenamiento que tanto os ha costado en las carreras diurnas no sirve de mucho. Y todo ello cambia la forma de conducir de todos los pilotos, sobre todo para los más agresivos, ya que si se atreven a darle un toquecito en la parte de atrás al que va delante, se arriesgan a perder los focos delanteros, y creednos, conducir de noche y sin luz no es una perspectiva agradable.

Quedaos con que Forza Motorsport 6 es un simulador puro de carreras que puede mostrar todo su impresionante potencial con el equipamiento adecuado. Ya sea con tres consolas, asiento neumático y un volante de 1.500 euros o con un mando normalito, todo es posible y la experiencia destila calidad, que es lo más importante. Además de los 'mods' de los que ya os hablamos, también podréis girar la enorme "ruleta de la fortuna de coches" al subir de nivel para ganar más dinero, 'mods', cochazos y otras cosas, y eso demuestra lo bien que ha funcionado el intercambio de innovación entre el equipo que creó Forza Horizon, Playground Games, y el enorme estudio Turn 10. Es evidente que a la desarrolladora norteamericana no le tiembla el pulso al integrar nuevas y divertidas ideas a una experiencia que, en muchas zonas, es una simulación seria de carreras totalmente tecnocrática. Y todo esto es, ahora más que nunca, lo que hace que sea un título de carreras fantástico y muy divertido.

HQ
Forza Motorsport 6Forza Motorsport 6

Por desgracia, no es oro todo lo que reluce y todavía se pueden encontrar un par de aspectos no muy consistentes. Por ejemplo, parece que Forza Motorsport 6 se decanta por la perspectiva de cabina (es donde deja mejores sensaciones) y, aunque los coches pintan genial desde la vista exterior, a veces parece que están flotando. Entre otros aspectos, en mi caso, observamos algunos errores gráficos en los charcos completamente negros que pasaban bajo el coche; los tiempos de carga fastidiosamente largos al cambiar entre pistas y modos de juego (e incluso cambiando la cámara de repetición), y el ruido de las colisiones es tan plano como despresurizado, además de que el modelo de daños al chocar no consigue convencer demasiado. Quitando estos pequeños fallitos, todo funcionó perfectamente, sin 'lag' o interrupciones, tanto en modo para un jugador como en online.

Y aunque la experiencia para un jugador es enorme, Forza Motorsport 6 sobrevivirá al paso del tiempo gracias a su modo multijugador, que se ofrece de varias maneras. Podréis disfrutar de carreras convencionales con hasta 24 jugadores, con divertidas variaciones y los intercambios de pinturas y 'tuneos' (hay una enorme comunidad de jugadores creativos que echan más horas creando vinilos que conduciendo). Otra gran incorporación es el modo liga en el que os enfrentaréis a usuarios de vuestra misma habilidad y podréis ascender lentamente, sin que tengáis que perder constantemente contra gente que es mejor que vosotros. Por otra parte, a veces tendréis que jugar en diferentes sitios, según las restricciones de clases, para tunear un coche competitivo, porque puede que tengáis que cambiar un coche de clase E por uno de clase D para poder ganar. En líneas generales, hay cinco clasificaciones, según vuestra habilidad de conducción, y podréis jugar todo tipo de ligas.

Por último, también veréis que el sistema de rivales está muy bien integrado. Con él, podréis competir una y otra vez en ciertas pistas y con ciertos coches contra lo mejorcito de vuestros amigos y otros usuarios. Desde luego es una pequeña idea que tiene un gran impacto. Y esa es la frase que mejor resume Forza Motorsport 6, si lo pensáis en plural, claro: la experiencia tiene un montón de pequeños aspectos que juntos hacen un gran título. Tanto es así que podemos decir que Forza Motorsport 6 es el mejor simulador de carreras para consolas que existe en la actualidad. Tal y como están las cosas, Gran Turismo 7 tiene mucho trabajo que hacer si quiere alcanzar al título que ostenta el podio de los simuladores de carreras.

Forza Motorsport 6Forza Motorsport 6
Forza Motorsport 6Forza Motorsport 6
09 Gamereactor España
9 / 10
+
Mejor simulación y respuesta. Lluvia y noche son efectivamente grandes novedades. Muy nutrido y completo. Ideas para estimular y variar la Carrera. Belleza y diversión con exigencia. Mucho mejor que Forza 5.
-
Peores sensaciones con vista exterior. Algunos sonidos y muchas músicas de baja calidad. Considerables cargas. Daños anticuados. Nulas opciones de configuración de cámara interior y de volante.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Segunda opinión

David Caballero

Para evaluar Forza 6, aparte de echar varios días non-stop al volante (porque un simulador sólo se exprime con volante Force Feedback) y provocarme unas buenas agujetas en brazos y cervicales, he hecho ese ejercicio que muchas veces se nos olvida en estos casos: volver a la entrega anterior de la serie. Y también he vuelto a poner Project CARS.

He de decir que el acto ha sido más revelador de lo esperado. Comparado con Forza 5, Forza 6 no sólo se ve mucho, mucho mejor a nivel gráfico (¡cuánto engañan los recuerdos!), con detalles más finos, efectos adicionales e iluminación mucho mejor conseguida. El salto es notable en otros aspectos como la respuesta al volante en muchos coches (antes encontrábamos más problemas de agarre, sobreviraje, dificultades al hacer contravolante), presentación (los menús de Forza 5 parecen de los años 90 frente a la elegante e intuitiva presentación de Forza 6, y ya no hay rastro de los pesados micropagos mediante fichas) y por supuesto contenido (especialmente, la selección de circuitos de Forza 5 ahora queda ridícula: aquí hay 26, incluyendo variaciones, día, noche y lluvia). En serio, si estáis jugando la serie, comprobadlo vosotros mismos: poner directamente Forza Motorsport 6 no hace justicia a la gran colección de mejoras y novedades; pero si pruebas un rato Forza 5 la evolución queda patente.

Es un producto por fin completo, pero también más variado e interesante. Los cambios de ritmo que proporcionan los potentes eventos de exhibición, o la forma de plantear el Modo Carrera le otorgan a Forza 6 una mayor capacidad para llamarte a conducir y competir. Los 24 pilotos en carrera también se notan más de lo esperado, y la agresividad de los Drivatares no es una broma. Los efectos de la lluvia y los charcos pueden resultar un poco exagerados, pero hay que reconocer que son impresionantes y divertidísimos.

Comparado con Project CARS, hay quien dirá que el juego de Slightly Mad es 'slightly' más simulador y tiene más opciones, y es algo cierto en varios apartados (especialmente echamos en falta más opciones de cámara interior y de configuración del volante en Forza 6), pero también está claro que Project CARS es más feo, soso, plano, hostil y mucho peor adaptado a Xbox One, y que se queda muy, muy corto en número de coches (no pedimos los 461 de Forza, pero sí suficiente representación en las diversas clases) y palidece frente a la viveza, accesibilidad, personalidad y belleza de Motorsport.

Con estas novedades y comparaciones en mente, efectivamente Forza Motorsport 6 se acaba de convertir en el mejor juego de coches para consola, y puede ser el mejor simulador si siguen mejorando la respuesta al volante. 9/10

Contenido relacionado

Forza Motorsport 6Score

Forza Motorsport 6

ANÁLISIS. Autor: Christian Gaca

La evolución, la chispa y la novedad que necesitaba la serie para seguir rindiendo al máximo.



Cargando más contenido