Español
Gamereactor
análisis
Forza Motorsport 5

Forza Motorsport 5

Ahora sí: el juego de coches de Turn 10 en exclusiva para Xbox One es el título de lanzamiento de la 'next-gen' que esperábamos.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

Antes de terminar la primera vuelta de mi primera carrera en el modo homónimo de Forza Motorsport 5, me quedó claro que estaba jugando a un juego muy, muy bueno. La calidad de los gráficos te pega una bofetada ya en los primeros minutos. El interior del vehículo aparece increíblemente detallado, con un acabado casi foto-realista. Puedes ver el reflejo de tus guantes por la cara interna del parabrisas. Las nítidas líneas de los coches perseguidores que te amenazan en el retrovisor son una maravilla. El resplandor de la luz del sol que tienes enfrente te impide ver con claridad cuando entras y sales de las curvas. Esto es una nueva generación de juegos de carreras.

Sin embargo, la belleza de Forza no se encuentra únicamente en su piel. El mismo nivel de calidad prevalece en casi todas y cada una de sus facetas. Desde el audio hasta la conducción de los coches, todo es realmente puntero. Turn 10 ha hecho un trabajo de primera actualizando su ya longeva serie de carreras aprovechando la nueva consola de Microsoft.

La principal atracción vuelve a ser el Modo Carrera. Aquí puedes encontrar una selección de diferentes Ligas, cada una con diversos Campeonatos. A su vez, éstos consisten en unos 10-15 eventos; algunos obligatorios y otros a modo de carreras extra. Cada serie de eventos exige una clase específica de coche, que se puede comprar invirtiendo los créditos ganados en las carreras. Empezar con vehículos pequeños y baratos, prácticamente utilitarios. Ganar más créditos, comprar coches más grandes, correr en eventos más rápidos.

Forza Motorsport 5Forza Motorsport 5
Publicidad:

Conforme tu garaje va creciendo con nuevas incorporaciones y vas sacando más vehículos a los circuitos, empiezas a apreciar de verdad las sutiles diferencias en la forma de manejo de cada máquina. Todo, desde la suspensión hasta la física de los neumáticos, se ha reajustado y refinado, mientras que la potencia de proceso adicional de la nueva generación de consolas permite cálculos que resultaban imposibles en Xbox 360. Cada vuelta consiste en encontrar el mejor agarre en la pista, frenar en el momento idóneo, alcanzar la máxima velocidad al salir de cada curva y pegarte a la mejor trazada cuando entras en las largas rectas.

Según vas ascendiendo por los rankings, acumulando créditos y XP por el camino, también tienes más capacidad de elección en cuanto a qué carreras correr. Muchos de los coches son perfectamente asequibles cuando llevas unas vueltas de experiencia, pero hay algunos que requerirán tiempo, dedicación y una buena suma de créditos antes de aparecer en tu garaje (si quieres saltarte la progresión orgánica, puedes comprar otros créditos con dinero real si no tienes los suficientes virtuales. Por ejemplo, desbloquear el McLaren P1 te cuesta unos 15 euros). Los créditos pagados con dinero real también sirven para impulsar la cantidad de XP adquirida durante un período limitado, lo que te ayuda a subir de nivel mucho más rápido. Con impulsos on sin ellos, para conseguir los mejores bólidos tendrás que pasar por una gran variedad de tipos de carrera distintos. Muchos son la típica carrera de 16 coches, pero también hemos encontrado algunas ideas creativas para romper el ritmo y ponerte a hacer otras cosas.

En un evento puedes estar conduciendo por el circuito de pruebas de Top Gear, atropellando bolos gigantes o esquivando recortes de cartón inspirados en Londres. A veces incluso correrás contra el propio The Stig en concursos uno contra uno. Hay otras carreras que te proponen competir con tres o más pilotos mientras derrapas entre un tráfico más lento, o mientras hacen eslalon entre barriles. Estos eventos no son uno de los puntos más destacados ni mucho menos, y ni siquiera sirven para promocionar lo que hace a Forza tan emocionante, pero sí que han resultado útiles para romper el incesante chorreo de carreras.

Porque casi todo el rato son carreras puras y duras. Tú, contra quince rivales virtuales, cada uno potenciado por la mayor innovación de Forza Motorsport 5: Drivatar. En resumen, con el tiempo, la información de tu estilo de conducción se va quedando registrada y se emplea para conformar tu representación digital, y esta versión de tu jugador se lleva luego a las carreras contra otros jugadores. Los Drivatares de otras personas son los oponentes que corren contra ti en cada carrera. Al principio puede parecer que no es para tanto, pero lo es: cambia las sensaciones de todas y cada una de las carreras en modo solitario. Ya no compites contra coches pilotados por la IA, sino que estás corriendo contra las "almas virtuales" de todos los que hayan jugado al juego.

Publicidad:

Cuando te pones a la altura de un Drivatar de un extraño, la diferencia salta a la vista. En muchos sentidos, recoges lo que cosechaste. Si, como yo, no eres el mejor piloto de carreras, y de vez en cuando te apoyas en el costado de otro coche como amortiguación disimulada y espontánea porque has pisado el freno demasiado tarde cuando entrabas en una curva cerrada, correrás contra Drivatares que presentan un comportamiento similar. En dificultad 'normal', te enfrentarás a perfiles que conducen de forma similar, de modo que el contacto en los giros está garantizado, como también lo está una conducción errática por parte de los rivales de vez en cuando.

No es algo demasiado drástico, al menos si lo comparas con el tratamiento que recibes cuando son los Drivatares de tus amigos los que se unen a ti en la parrilla de salida. Nuestro compañero Christian Gaca de Gamereactor Alemania también estaba analizando el juego, y ambos aparecíamos en las carreras del otro como Drivatares. El Gaca virtual era mucho más agresivo que otros corredores, con lo que Turn 10 se asegura de que la rivalidad entre amigos prevalezca en tu partida.

Forza Motorsport 5Forza Motorsport 5

Una vez más, la diferencia que aporta este sistema es enorme. No hay un dolor tan agradable como el que sientes al ver pasar el Drivatar de tu colega quitándote las pegatinas porque bajaste la guardia y dejaste demasiado espacio en el interior mientras tomabas una curva. Conseguir llegar a meta por delante de tu colega virtual se convierte en una cuestión de orgullo, algo por lo que luchar en todas las carreras con mucho más ímpetu que antes. Los duelos se forman sobre el asfalto, aportando un estilo más agresivo cuando lo das todo para llegar el primero.

Cuanto más subes la dificultad de los Drivatars, más limpias resultan las carreras. Tus amigos aparecerán en tus carreras, incluso si son mejores que tú. No me queda claro si los rebajan para que vayan con el nivel de dificultad seleccionado, pero sí que priorizan los amigos por encima de los Drivatares aleatorios. Pero incluso los pilotos aleatorios empiezan a resultar familiares, pues siguen a tu lado durante un Campeonato completo. Es algo que te recuerda que estás compitiendo con otros jugadores del mundo, y que dota a cada carrera de una dimensión extra y de una presión añadida que derivan en un desafío bienvenido.

Hablando del reto, existe una plétora de formas de ajustar tu experiencia conforme a tus gustos personales. La más obvia es subir la calidad de los Drivatares a los que te enfrentas, pero también puedes definir la cantidad de asistencia que recibes del juego. Empieza muy 'user friendly y fácil de usar para cualquier persona, con asistencia en los frenos y en la dirección, cambio automático y daños únicamente estéticos. Conforme vas ganando soltura y confianza deberías ir apagando estas asistencias o modificándolas, adquiriendo más control sobre el vehículo, ganando más experiencia y convirtiendo cada carrera en una auténtica prueba mucho más cercana a la conducción real. Con las asistencias activadas parecía un corredor más o menos decente, pero cada vez que iba pelando cada capa de protección, mis fallos se hicieron aparentes al instante. Me obligó a mejorar.

Cuantas más asistencias desactivas, y cuanto más difíciles son los Drivatares contra los que corres, más créditos te embolsas por carrera. También puedes llevarte tus preferencias al multijugador. Probamos diversas partidas, y los servidores ya estaban funcionando muy bien antes del lanzamiento. En este caso es la experiencia multijugador estándar, solo que con unos gráficos alucinantes. Los jugadores deben enfrentar coches similares y pueden escoger circuito y demás. Hay eventos online, algunos con restricciones, y en las partidas privadas el anfitrión puede seleccionar las clases de coches disponibles (o dejarlo completamente abierto). También es posible alquilar coches para los eventos multijugador, lo que te puede permitir ponerte al volante de algunos deportivos increíbles; lo único es que no ganas XP o créditos pilotándolos.

Mientras corres con amigos o extraños, es muy probable que adviertas la calidad del audio. Incluso cambiar de la vista de cabina a la cámara en tercera persona es algo que aporta al rugido del motor un tono diferente. Turn 10 ha hecho un trabajo excepcional a la hora de capturar los sonidos de las carreras, mientras que la banda sonora orquestada añade otra capa de lustre al conjunto general. Casi todo el rato la lideran cuerdas ambientales y duros golpes de percusión, con un estilo dramático muy apropiado pero que quizá no mantenga tu atención para siempre.

Forza Motorsport 5Forza Motorsport 5Forza Motorsport 5

Se pueden destacar otras funciones y características de esta nueva entrega. Como cabría esperar, los jugadores tienen la opción de personalizar y mejorar sus vehículos con una gran cantidad de opciones para los que gustan de toquetear hasta el mínimo detalle. El resto de los mortales podemos usar una opción de mejora rápida, con la que el coche se optimiza al máximo previo pago de una suma considerable. También puedes 'customizar' el look de tu cuatro ruedas mediante un robusto conjunto de herramientas. Incluso es posible compartir las creaciones online para que las vean los demás, y las mejores reciben los votos de la comunidad. En estos días ya hay una buena selección en la galería en línea, y eso que el juego todavía no ha salido. Para que la oferta quede redonda existe un modo con el que puedes crear tus propios eventos, controlando el tipo de disposición de circuito a usar o la cantidad de rivales. Al tener solo un mando de Xbox One en la redacción, no pudimos probar el modo pantalla partida, siempre interesante para reuniones con amigos (ni por tanto evaluar su tasa de imágenes ni su detalle gráfico).

Ya que estamos con el tema, Turn 10 también ha sabido aprovechar muy bien las novedades del mando de Xbox One. Si no juegas con volante, recibes 'feedback' del comportamiento de tu vehículo sobre el asfalto a través de los nuevos gatillos con "impulsos". Es un pequeño detalle, pero que realmente te conecta a la superficie sobre la que estás rodando y aporta aún más inmersión en la carrera. Los sticks analógicos tienen una gran respuesta, con el izquierdo para girar y el derecho para echar un vistazo rápido. Como en la entrega anterior, también puedes usar Kinect para esto último, pues registra los pequeños movimientos de tu cráneo en ambas direcciones. Dicho esto, deseé en varias ocasiones haber contado con un volante decente (o haber podido emplear los de Xbox 360) para completar la inmersión.

Como ya te habrá quedado claro, me gusta muchísimo Forza 5 y pretendo seguir disfrutándolo durante meses. Sin embargo, hay algo que lo separa de la verdadera grandeza: el contenido. Su falta, más bien.

En total hay catorce pistas para correr, y la mayoría son de un diseño y ejecución brillante. Praga se ha convertido en mi favorita, con algunas vistas preciosas para deleitarse y una conducción callejera frenética en medio de la arquitectura gótica casi imposible de la capital. Le Mans, Bathurst, Circuit de Spa-Francorchamps, Laguna Seca, Silverstone... todos son de una construcción impecable, repletos de detalles, y un placer rodar sobre sus pistas. Es solo que no son suficientes. Ni de lejos. Y lo mismo se puede decir de los coches. Donde Forza Motor Sport 4 se estrenaba con unos 500, aquí sólo hay 200. Para mí, esto es menor problema que el de los circuitos, pues a la hora de escribir este análisis sólo había probado un pequeño porcentaje, pero sí que es cierto que me ha dado tiempo a correr en todas las pistas una y otra vez. Muchas veces.

El juego que está sirviendo Turn 10 de lanzamiento necesita más variedad. Ahora mismo me encuentro en el nivel 40, con más de un centenar de niveles por delante antes de llegar al tope. Hay cientos de carreras/eventos, los coches justos (y más prometidos vía DLC) para mantener contentos a los amantes del motor, pero en un rato el número reducido de circuitos comienza a ser frustrante. La razón para este recorte (son la mitad de los de Forza 4 de estreno) es que han sido remodelados para sacar provecho total a la potencia bruta adicional de Xbox One, pero si bien cada uno impresiona a su manera, no hay suficiente variedad en este apartado, incluso si tienes en cuenta las diferentes variaciones de cada trazado. Turn 10 ha intentado estirar demasiado poco contenido para cubrir demasiado juego.

Forza Motorsport 5Forza Motorsport 5Forza Motorsport 5

Aun así, esa es la única pega que puedo ponerle al juego. Bueno, también está la inclusión del equipo de Top Gear (Clarkson, May y Hammond), que presentan cada Campeonato con un pequeño comentario sobre los coches de esa clase en concreto. Me ha costado lo suyo no reducir la valoración del juego por su culpa. No puedo soportarlos, pero acepto y entiendo que muchos entusiastas de las cuatro ruedas no comparten mi parecer sobre este trío tan popular, de modo que no afecta a mi veredicto.

Ni Jeremy Clarkson ni la grave falta de circuitos han sido capaces de afectar mi entusiasmo por Forza Motorsport 5. Necesita más contenido: más coches y, en un mundo ideal, el mismo número de circuitos otra vez. Pero eso no quita que sea un videojuego de carreras absolutamente brillante. Aprovecha como es debido la potencia adicional de Xbox One, mientras que la introducción de los Drivatares aporta nueva vida al modo Carrera. La colección de opciones para toquetear sigue siendo descomunal, es una delicia visual y la conducción y manejo son de primera. Si todavía no sabes con qué título de lanzamiento acompañar tu nueva Xbox One pasado mañana, pon este en primera posición.

09 Gamereactor España
9 / 10
+
Visualmente sobrecogedor. Genial manejo. Brillantes circuitos. Drivatar cambia el juego.
-
Echamos en falta más circuitos (y más coches).
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Forza Motorsport 5Score

Forza Motorsport 5

ANÁLISIS. Autor: Mike Holmes

Ahora sí: el juego de coches de Turn 10 en exclusiva para Xbox One es el título de lanzamiento de la 'next-gen' que esperábamos.



Cargando más contenido