Gamereactor España. Aquí podrás ver los últimos tráilers de juegos, gameplay y entrevistas grabadas en los eventos mundiales del sector. Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Gamereactor
críticas de cine
F9: The Fast Saga

Fast & Furious 9 (F9)

Los malos son la sensación en la última entrega de Fast and Furious que, a pesar de su alta velocidad, derrapa un poco.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

Fast and Furious 9 es uno de esos taquillazos con un presupuesto tan alto que tiene que ser capaz de atraer a cualquiera con ojos en la cara y dinero para una entrada para tener la oportunidad de generar beneficios. Por esa razón, hace tiempo que la franquicia abandonó sus raíces de carreras callejeras. Claro que sigue habiendo persecuciones e incluso alguna carrera, pero esto es más bien una película de superhéroes disfrazada, en la que un grupo variopinto de personajes sin trajes ni capas luchan por salvar el mundo mientras llevan a cabo proezas imposibles.

No sorprende a nadie, por tanto, que la trama, que solo es una excusa para enviar a Dom (Vin Diesel) y a su equipo a una serie de lugares exóticos repartidos por el mundo, sea de lo más estúpida: Dom y su banda descubren la existencia de un arma secreta (la cual, por supuesto, se parece a una pelota brillante) que tiene dos partes. Si se combinan, se puede enviar una señal a un satélite que permitiría a quien la use controlar todos los sistemas informáticos del planeta. Y no solo aquellos conectados a internet, no, sino, en las inteligentes palabras de la hábil hacker Ramsey (Nathalie Emmanuel), "cualquier dispositivo que funcione con unos y ceros".

A pesar de esta premisa ridícula, la historia funciona, principalmente gracias a los personajes antagonistas. Por lo visto, ningún gobierno importante tiene interés en este aparato superpoderoso, por lo que los malos son un grupo dirigido por el hijo de un dictador de Europa del Este, conocido simplemente como Otto (Thue Ersted Rasmussen), que quiere robarlo para derrocar a su padre y tomar el mando (de todo el mundo, ya puestos). Para ello, decide ayudar al hermano de Dom, Jakob Toretto (John Cena), que se ha vuelto rebelde debido a las trágicas circunstancias de su pasado. Combinados con una muy erótica actuación de Charlize Theron, los celos entre estos malotes acaban por crear una especie de triángulo edípico y, a decir verdad, yo quería que ganasen.

F9: The Fast SagaF9: The Fast Saga

Por desgracia, estos villanos no gozan de mucho tiempo en pantalla; en su lugar, nos toca seguir las peripecias de Dom y su variopinto equipo. La verdad es que no se pueden criticar las actuaciones: Vin Diesel todavía es capaz de demostrar que hasta un muro de ladrillos puede ser un actor decente, incluso aunque tenga algunas grietas. El resto también son muy capaces y su mujer (Michelle Rodríguez) y su hermana (Jordana Brewster) son las que aportan algo de chispa emocional. En general, sin embargo, los buenos son mucho menos interesantes porque lo absurdo de la idea de partida entorpece cualquier desarrollo de los personajes.

Publicidad:

En Fast and Furious 9 no solo los coches queman rueda a más de 300 km/h. La trama avanza a un ritmo vertiginoso y no queda tiempo para disfrutar de los paisajes de sus muchas localizaciones exóticas. Durante los primeros 45 minutos, apenas tuve tiempo de anotar nada, porque me perdería tres frases elocuentes y una docena de explosiones. Por eso resulta desconcertante el momento en que el director echa el freno y nos deleita con tres o cuatro minutos de charla emotiva inútil en la que se cambia el sonido de los derrapes y las explosiones por la peor música sentimentaloide posible. En una película con tanta acción está bien cambiar el ritmo, pero estas diferencias son demasiado chocantes. Además, los 145 minutos de duración no le hacen ningún favor a la cinta.

F9: The Fast Saga

Con todo, Fast and Furious 9 es digna de ver, no como película, sino como una colección de escenas de acción y, en ese aspecto, el filme cumple: veremos a Dom y su equipo atravesar un campo de minas mientras los persiguen vehículos armados y helicópteros, un cohete adosado a un viejo Pontiac que acabará en explosión y cómo los malos vacían como un millón de cargadores sin herir a un solo civil. ¡Vaya proeza!

A pesar de lo alucinantes que son las escenas de acción, no son tan emocionantes. Saber que los buenos son prácticamente invencibles le quita toda la tensión al asunto, y las cosas se vuelven tan disparatadas que esa pequeña conexión con la realidad, que es necesaria para que las escenas causen impacto, desaparece, causando que la película se venga abajo como el puente que se ve en el tráiler. Por supuesto, técnicamente es admirable, pero, por desgracia, no hay mucho más.

Publicidad:

Resumiendo, la cinta tiene fallos evidentes. Aunque son impresionantes, a las escenas de acción les falta el ingrediente clave del suspense; la película se hace muy larga y la trama... bueno, mejor no hablar mucho de la trama, porque no le hace ningún favor al filme. Aún así, ofrece lo que se puede esperar de la última entrega de la serie, por lo que, si la parte de tu cerebro encargada del pensamiento lógico necesita un par de horas de descanso, hay cosas peores que ver F9.

F9: The Fast Saga
06 Gamereactor España
6 / 10
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

0
Fast & Furious 9 (F9)

Fast & Furious 9 (F9)

CRÍTICA DE PELÍCULA. Autor: Jakob Hansen

Los malos son la sensación en la última entrega de Fast and Furious que, a pesar de su alta velocidad, derrapa un poco.

Te puede interesar...



Cargando más contenido