Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Gamereactor
análisis
Bloodshore

Análisis de Bloodshore

La última película interactiva de Wales Interactive se atreve con una de las últimas tendencias de la industria del videojuego: los battle royale.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

Wales Interactive se ha posicionado firmemente como el estudio más activo en los videojuegos basados en FMV (full motion video, metraje grabado cual película con actores reales). Nos ha traído varias historias interactivas de imagen real, entre ellas la reciente Night Book y I Saw Black Clouds, que salió en marzo. A pesar de haber lanzado ya dos juegos en lo que llevamos de año, la compañía tiene planeado un tercero, un título que cede a una de las últimas tendencias globales de la industria: los videojuegos de battle royale.

HQ

Se llama Bloodshore y te pone en la piel del actor venido a menos Nick Romeo, que ha decidido participar en el programa anual Kill/stream (el nombre del programa que organiza el battle royale) para tener una oportunidad de alcanzar la gloria eterna que espera al vencedor. La historia acompaña a Romeo en su experiencia en la isla y cuenta sus enfrentamientos con otros jugadores, a la vez que revela que tiene razones ocultas para estar en el reality de Kill/stream, que pronto descubriremos que podrían cambiar la forma en la que funciona el mundo si salieran a la luz.

A diferencia de un battle royale tradicional, en Bloodshore el tema se trata de forma algo más controvertida. En muchos juegos de este tipo, el concepto del grupo de personas que luchan como gladiadores por ser el único superviviente se parece más a una hazaña heroica. En Bloodshore no es el caso, ya que pronto se descubre que los participantes están en el programa como último recurso, y que la empresa organizadora del brutal espectáculo no muestra ninguna señal de empatía por la vida humana, siendo causantes de incontables muertes en los años de emisión del programa.

Teniendo esto en cuenta, el juego no solo se centra en la experiencia de Romeo y los otros participantes en un peligroso battle royale, sino que también aborda la forma en la que los espectadores y la comunidad responden a lo que hace la empresa que dirige el programa, así como a lo que se desvela a medida que avanzas en la historia. Desde esta perspectiva, se trata de una mirada diferente al género battle royale.

BloodshoreBloodshore

Al tratarse de una película interactiva, el juego consiste básicamente en tomar decisiones sencillas en determinados momentos, que a su vez determinarán la siguiente escena de película que podrás ver. Estas decisiones son lo suficientemente comunes como para mantenerte pendiente de la historia, y la cantidad de escenas alternativas disponibles sí parece implicar que hay varias historias diferentes que explorar, aunque a todas ellas les subyace la misma trama. Pero, al mismo tiempo, las decisiones son bastante elementales, y deberás elegir entre salvar una persona u otra, o bien alinearte con un personaje en lugar de otro, decisiones que se me antojaron una tarea y bastante irrelevantes.

A esto no ayuda que haya un indicador que te muestra cómo van influyendo tus decisiones en la historia. Se supone que es un método de presentación del impacto que tienen tus decisiones en el grupo pero, honestamente, si no estuviese en el juego Bloodshore no estaría perdiendo nada. En ningún momento de la partida noté que el indicador me influyera o hiciera que me pensase una decisión, de la misma forma que ver una estadística cambiar en el indicador por alguna decisión tampoco me hizo arrepentirme de la que yo había tomado.

También es importante destacar que, si bien Bloodshore es un juego publicado, si esperas encontrarte al sucesor de Brad Pitt o de Cate Blanchett (sí, esto es otro tema completamente, vi hace poco El curioso caso de Benjamin Button) te vas a llevar una gran decepción. Los actores no son muy buenos que digamos, y algunos personajes (especialmente el presentador de Kill/stream) son irritantes como mínimo.

Aun así, dicho esto, la pobre interpretación de los actores en realidad hace que Bloodshore sea más divertido. Con la base argumental de que un battle royale a muerte se esté retransmitiendo a nivel nacional, que la historia y los actores no se tomen la idea muy en serio hace que sea más accesible y fácil de digerir y de asumir.

Bloodshore

Si te ronda la cabeza la pregunta de si rejugar una película interactiva como Bloodshore va a ser complicado, la respuesta es tanto afirmativa como negativa. Como he dicho antes, las decisiones que tomas te llevan a diferentes escenas y vídeos, por lo que puedes volver a jugar y tomar decisiones diferentes para ver cómo cambia la historia.

En resumen, la verdad es que pienso que Bloodshore es un juego bastante divertido. La historia se puede pasar en 90 minutos, a menos que quieras volver y jugar de nuevo para ver los finales alternativos. Aunque está claro que no tiene el mismo afán de recoger premios que los últimos títulos taquilleros o los videojuegos más grandes, está bien para pasar una tarde entretenida. Es absurdo, grotesco e intenta desafiar nuestra percepción de las arenas de combate, y no me arrepiento para nada del tiempo que he pasado jugando.

BloodshoreBloodshoreBloodshore
BloodshoreBloodshore
06 Gamereactor España
6 / 10
+
Es una experiencia divertida. Una perspectiva diferente sobre cómo percibimos los juegos de battle royale. Ofrece bastante rejugabilidad.
-
Los actores son bastante malos. Las preguntas no te hacen sentir que estés controlando las cosas de verdad.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

0
BloodshoreScore

Bloodshore

ANÁLISIS. Autor: Ben Lyons

La última película interactiva de Wales Interactive se atreve con una de las últimas tendencias de la industria del videojuego: los battle royale.



Cargando más contenido