Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Gamereactor
avances
Back 4 Blood

Back 4 Blood - Impresiones con la Beta

Tras probar tanto su JcJ como su JcE, lo tenemos claro, qué divertido es ser un zombi con hambre de cerebros y superpoderes.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

Turtle Rock Studios ya está calentando motores para el lanzamiento de Back 4 Blood. Con motivo de su beta abierta, activa desde el momento de publicación de este texto, hemos podido probar más del sucesor espiritual de Left 4 Dead. David, Magnus, Dóri y servidor hemos pasado unas horas en las que descubrimos que el escuadrón Gamereactor es letal cuando está compuesto por zombis y que, a la hora de sobrevivir contra los no muertos, la cosa se nos da regular.

Todo en una sesión en la que hemos saboreado las dos caras de este juego: su PvP y su PvE (JcJ y JcE en español). Ocasión perfecta para descubrir lo divertidos que son los muertos vivientes cuando no tienes que acabar con ellos. ¿Cómo nos dimos cuenta? Jugando contra otros usuarios en las batallas entre Exterminadores e Infectados.

Back 4 Blood

Los primeros son los humanos, que tienen acceso a una serie de barajas predefinidas con cartas que se añaden ronda tras ronda (dan desde más velocidad hasta mejoras para el equipo, mejor uso de objetos, etc.) y siempre gozan de una fase previa de 'looteo' antes de que empiece el desfile de carne, moco y sangre. Los segundos son los monstruos, divididos en 9 roles, con tres variantes y tres mutaciones de cada una, que dan pie a clases más o menos ligeras y con distintas habilidades de movimiento y ataque, y con un sistema de progresión importantísimo.

El objetivo de cada bando es distinto. Los Exterminadores tienen que sobrevivir el mayor tiempo posible y los Infectados deben aniquilarlos cuanto antes. Lo importante no es anotar más bajas, sino controlar el tiempo porque, al terminar la ronda (a dos partidas, rotando bandos) gana el equipo que ha sobrevivido más tiempo en un mapa. El ganador final se decide al mejor de tres mapas.

No es fácil para nadie. Los escenarios son pequeños, aunque algunos gozan de un aspecto verdaderamente brutal, y con un diseño muy inteligente, empujando siempre al combate. Y esto es importante, porque los supervivientes tienen que enfrentarse a otros jugadores y a una horda de zombis que no deja de crecer. Por suerte, pueden revivirse, tienen trampas que pueden aprovechar y un abanico de armas que, francamente, están muy bien equilibradas (salvo un hacha imparable y una escopeta demoledora de lejos).

Los Infectados solo pueden renacer si no están a la vista de los humanos (se mueven por el mapa mientras esperan para reaparecer) y deben equilibrar sus roles y comunicarse si quieren ganar. Aunque lo verdaderamente importante es usar Puntos de Mutación para mejorar estadísticas, o también para evolucionar a la horda (los no muertos comunes, controlados por la IA). Evitar morir y elegir bien con qué monstruos jugar es crucial a este lado de la partida. Jugar como zombi exige usar mucho el cerebro. Qué ironía.

HQ

Es un buen cóctel. Con los humanos, la experiencia es cada vez más agobiante porque no solo la horda aumenta en número y peligro, sino que también se va reduciendo poco a poco el espacio por el que moverse (un círculo que se va achicando como en un battle royale). Con los zombis, cada vez hay más espacio para moverse, pero sin olvidar que sus rivales humanos tienen toda clase de artilugios a su disposición y hacen más daño de lo que parece a simple vista. Además, la progresión se acumula ronda tras ronda. Y se nota.

Desde luego, el JcJ deja buen sabor de boca. Salvo algún problema de 'clipping' en espacios cerrados (ese pedazo de monstruo no cabe en esa casita), B4B responde muy bien en todo momento y demuestra mucha solidez. Al principio echamos en falta la habilidad para deslizarnos por el suelo. Pero, viendo la movilidad general y el ritmo de juego, tiene sentido renunciar a este movimiento tan típico de shooters modernos. También es una pena, porque ver a Hoffman (una mezcla entre Gordon Freeman y Walter White) deslizarse sobre un autobús escolar es una imagen con la que solo podremos soñar.

Aun así, el auténtico atractivo de Back 4 Blood es su JcE. Todo un desafío, sustentado por un sistema que no esperábamos en absoluto porque, por si quedaban dudas, en B4B mandan las cartas. Las clases no son tan notables como en otros juegos y, aunque jugar como Mom "Sarah Connor" o "The Hoff" resulte atractivo y marque alguna pequeña diferencia, al final son las barajas que construimos las que determinan nuestras posibilidades. Una pena que no se explique o se destaque más al empezar a jugar, porque el sistema promete profundidad, aunque la toma de contacto sea algo dura.

Back 4 BloodBack 4 Blood

Cartas que cambian tu golpe cuerpo a cuerpo por el uso de un arma blanca, otras que te curan cuando aniquilas a un enemigo con tus puños, que potencian el uso de medicinas... Hay muchas opciones y, en JcE, se suman de una en una tras completar un acto de tu misión, o si todos morís y lo reintentáis, aunque también puedes toparte con cartas corruptas que añaden desafíos a la partida. En nuestro caso, evitar que pájaros o alarmas alertaran a hordas o llegar al final con todo el equipo vivo. Spoiler: no lo conseguimos.

El lado cooperativo de Back 4 Blood ha sido una sorpresa porque, lejos de limitarse a sobrevivir a hordas, se despliega en misiones con un ligero toque narrativo. A lo largo de la partida, debes alcanzar refugios que actúan como puntos de control donde comprar armas o equipamiento, recargar y hacer acopio de objetos. Pero el progreso es como en cualquier título para un jugador, con la diferencia de que aquí vas con tres amigos, o con bots.

Dejando al lado unos hitbox un poco locos y unas animaciones algo lentas (sobre todo en contraste con las de recarga, exageradamente rápidas), la experiencia cooperativa es placentera y muy tensa. Todos deben andarse con ojo a la hora de lidiar con los zombis porque hay fuego amigo (en la dificultad que elegimos) y sobre todo porque las cosas pueden ponerse muy feas en segundos.

Los no-muertos pueden caer fácilmente. El problema es que son incansables y muchos. Además, los niveles están diseñados de forma que tarde o temprano tengas que provocar la llegada de una horda, cruzarte con enemigos peligrosos en espacios reducidos y otros tantos quebraderos de cabeza que te recuerdan que estás en un apocalipsis zombi y te van a devorar a la mínima duda. ¿Desafiante? Sí. ¿Divertido? También.

Back 4 BloodBack 4 Blood

No tuvimos mucho tiempo para experimentar esta faceta JcE a fondo (al igual que la campaña, que no está en la beta y llegará con el juego final), aunque ya os hablamos de ella al probar la alfa de B4B. Pero, nos quedó claro que las cartas y las armas se deben escoger con cabeza. En este modo, ambas cosas se dan con cuentagotas, aunque puedas ir encontrando más si exploras bien los niveles. Las decisiones importan, al igual que el compañerismo. Sobre todo con el giro de tuerca de las cartas corruptas, que pueden moldear la experiencia por completo y complicarla todavía más. Hay que estar preparado en todo momento.

Tras nuestras partidas, nos quedamos con la sensación de probar un juego prácticamente terminado. Que la beta apunte ya al juego cruzado (corss-play disponible) y tenga voces en español y diferentes idiomas es señal de que el trabajo está casi hecho. Quizá se deban pulir algunas animaciones -aunque haya algunas geniales como la de lanzar una granada- y arreglar algún bug como el que sufrió el compañero David (castigado sin cambiar armas en el lobby). Pero, por lo demás, ha sido una experiencia muy sólida, muy exigente y, por encima de todo, muy divertida.

Gracias a esta sesión hemos aprendido dos cosas: la primera, que Back 4 Blood apunta a ser mucho más que un sucesor espiritual de Left 4 Dead. ¿La segunda? Que, si tuviéramos que involucrarnos en un apocalipsis zombi, preferimos estar en el lado de los muertos vivientes.

Back 4 BloodBack 4 Blood
HQ
HQ

Contenido relacionado

0
Back 4 BloodScore

Back 4 Blood

ANÁLISIS. Autor: Jonas Mäki

¿Tiene Turtle Rock algo que añadir a un concepto tan manido? Hemos destrozado zombis durante muchas horas, y desde luego que sí.



Cargando más contenido