Español
Gamereactor
análisis
Advance Wars 1+2: Re-Boot Camp

Advance Wars 1+2: Re-Boot Camp

Sami, Grit, Sonja y los demás vuelven a enfrentarse al desafío de sus vidas, que ahora se ve y se oye fantástico.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

Advance Wars es una contradicción campante, casi un oxímoron. Tiene un aspecto monísimo, sus diálogos son casi infantiles y se presenta de una forma colorida y amable, llevándote de la mano paso a paso en las primeras misiones. En el otro extremo, es a fin de cuentas un videojuego sobre la guerra, uno que habla con frivolidad de invasiones, matar a gente e incluso terrorismo. Por si fuera poco, puede ser dificilísimo en ocasiones y ponerse muy terco con sus sistemas.

Pero con él me he dado cuenta que yo soy igual: por todas las cosas que digo que no me gustan o encajan de lo que hace, al final me ha vuelto a conquistar sin remedio y he terminado dedicándole casi 60 horas de juego para este análisis.

Advance Wars 1+2: Re-Boot Camp para Nintendo Switch es el recopilatorio y remake por parte del estudio californiano WayForward de las dos primeras entregas de la serie de combate táctico de Intelligent Systems, que se lanzaron a primeros de los 2000 en Game Boy Advance. Esto significa muchas cosas a nivel audiovisual: nuevos gráficos 3D, nuevas animaciones y secuencias de dibujos animados, música regrabada e incluso actuación de voz (también en español). Además, ofrece la posibilidad por vez primera de jugar contra otros Oficiales en Jefe en línea.

Considerado como uno de los mejores del género históricamente, la chicha del juego está en las decenas de mapas que debes resolver cuales puzles estratégicos, ya sea como parte de las dos campañas de veintipico misiones cada una, o como desafíos independientes desbloqueables en la Sala de Batalla. Luego está el modo Combate VS. e incluso la opoción de crear y compartir reto personalizados con el editor de mapas.

Publicidad:
Advance Wars 1+2: Re-Boot Camp

Los que no conozcan la serie deben saber que se trata de estrategia por turnos por tierra, mar y aire sobre un mapa en cuadrícula, incluyendo distintos tipos de unidades, terrenos, condiciones y la ocasional arma de destrucción masiva operada por el enemigo invasor. En algunas cosas se parece al sistema de combate de Fire Emblem de la misma IntSys, si bien aquí empleas armas de fuego en lugar de espada y brujería, y con los personajes como los Oficiales en Jefe de los distintos ejércitos, y no caracterizados en cada unidad. Esto último conduce la narrativa y adereza las cosas con las habilidades especiales (en forma de los Poderes de OJ).

Para digerir el tono algo incómodo de esta guerra y cómo el reparto de personajes de dibus habla del tema, tienes que pensar que esto es como si unos amiguetes echaran una partida a Hundir la Flota, como si jugaran a la guerra con un puñado de soldados de plomo. De hecho, en el remake puedes ver cómo los mapas están montados sobre una base de cartón o dentro de una caja de madera. Entonces, las unidades de juguete y las animaciones completarán el diorama en miniatura.

Hablando de ellas, como decía en mis primeras impresiones echaba en falta los originales pintados con pixel art de primeras, pero poco a poco la restauración de WayForward me fue convenciendo con esas unidades tan simpáticas, finas y distinguibles. Los nuevos gráficos consiguen transmitir el mismo espíritu al mantener el estilo, la simplicidad y una claridad muy necesaria. Y naturalmente los personajes redibujados ven su personalidad potenciada tanto con los vídeos de tipo anime, como con las voces grabadas para la ocasión, ambos aspectos subiendo los valores de producción del remake. Lo que deben actualizar es que se puedan saltar las animaciones del Poder de OJ, ya que pueden resultar cansinas después de un rato. (Consejo de pro: puedes saltarte los diálogos pulsando el botón Más).

Publicidad:
Advance Wars 1+2: Re-Boot CampAdvance Wars 1+2: Re-Boot Camp

La dinámica de juego inherente es prácticamente igual, quitando las mejoras de experiencia de usuario o el hecho de que haya algunas misiones adicionales. Los cadetes en el género deberían elegir la nueva dificultad Relajada, ya que la alternativa Clásica empina su curva rápidamente y terminarán sacándoles de sus casillas. Las misiones más difíciles pueden resultar emocionantes y legendarias cuando las completas, pero también muy puñeteras cuando no te salen las cosas bien después de varias horas. Sí: algunos de los mapas más épicos pueden darte varias horas de juego, lo que significa que a lo mejor los completas poco a poco en varios días.

Los expertos estrategas, que deben optar por el desafío clásico, encontrarán esa dificultad en ocasiones tramposa, injusta o exasperante, ya que algunos de los mapas necesitan algo de prueba y error y no ofrecen demasiado en cuanto a flexibilidad para probar enfoques distintos o improvisados. Los perfeccionistas querrán Rendirse tras varios turnos (días de juego) para volver a empezar y clavar cada movimiento, y eso está bien, pero cuando crees que ya dominas el juego y te destroza sin paliativos porque debías seguir un estricto orden, tan rígido como específico, no sienta igual de bien.

Para bien o para mal, el remake también conserva algunos de los inexplicables comportamientos de la IA de los originales, que puedes querer tendrás que explotar si quieres pasarte las misiones más difíciles, por no hablar de hacer Rango S. Si no te das cuenta de que los TOA son carne de cañón, cómo bloquear la Artillería del enemigo, o qué decisiones tomará su Infantería en primera instancia, algunos retos serán simplemente imposibles.

Advance Wars 1+2: Re-Boot CampAdvance Wars 1+2: Re-Boot CampAdvance Wars 1+2: Re-Boot Camp

Esto ocurre sobre todo en el último tercio del primer Advance Wars, pero la campaña del segundo juego (Black Hole Rising) también tiene sus momentos muy tensos gracias a su mayor escala y a unos diseños de mapas más dedicados, algunos realmente ingeniosos, exigiéndote que seas cuando menos solvente con muchas más herramientas y OJ a tu disposición.

Y con todo, es una propuesta que te engancha inevitablemente y que propicia algunas remontadas míticas y unos cambios de tornas que son una gozada. Cuando lleves 15-20 días dentro de una misión y finalmente consigas abrirte paso, por ejemplo a través del cuello de botella que te había tendido el enemigo, para eventualmente sentirte lo suficientemente poderoso como para derrotarle, agitarás tu puño sudoroso en señal de celebración. Estas ocasiones compensaron de sobra las partes más lentas o molestas de mis campañas; como podéis ver, no podía dejar de jugar o de pensar en mi misión actual, lo que dice mucho de algo que ya había hecho hace 20 años.

Así que, a fin de cuentas, el encanto y la unicidad de Advance Wars 1+2: Re-Boot Camp residen en su misma contradicción. Hace falta ese acabado desenfadado para hacer tanto el mensaje como tamaño reto más llevaderos, y WayForward firma un gran trabajo de restauración del clásico táctico anime para que le vaya a Nintendo Switch como un guante, tanto en TV como en portátil.

Advance Wars 1+2: Re-Boot CampAdvance Wars 1+2: Re-Boot Camp
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Muy buen trabajo de restauración. Un bombardeo constante de contenido. Modo online para multijugador y para compartir mapas. Música funky y detalles sonoros. Adictivo y encantador. ¡Reiniciar turno!
-
El tono puede resultar rarete. Algunas misiones son extremadamente cuadriculadas. Las animaciones de los Poderes de los OJ no se pueden saltar. Algunos comportamientos anticuados de la IA.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado



Cargando más contenido